Solo necesité ver unos minutos  el gran evento de PlayStation 5, para darme cuenta de que Sony estaba a punto de arruinar su gran revelación a todos sus gamers. No me malinterpreten, las revelaciones de Sony sobre las diversas tecnologías que intervienen en el desarrollo de la PS5 son ciertamente interesantes. Pero lo que el arquitecto principal del sistema, Mark Cerny, hizo, fue  una presentación que solo puede atender a un tipo particular de audiencia: los desarrolladores.

El evento de Sony, lanzado esta semana, tuvo un nivel de aburrimiento increíble, ya que toda la presentación no fue más que un lanzamiento interno dirigido solo para ellos. Lo previsto era que esta actividad sea la protagonista del GDC (Game Developers Conference), que lamentablemente fue cancelado por la pandemia del coronavirus.  Es así que Sony se presentó solo y mediante la plataforma YouTube. 

Sin embargo, los fanáticos de Sony en la audiencia virtual no esperaban eso.  Ni yo, ni posiblemente los otros 600.000 que se conectaron para verlo. El acto, por cierto, fue  pregrabado en vivo.

Lo cierto es que a todos nos generó inconformidad. Y lo digo, teniendo en cuenta los comentarios de los usuarios que, también en tiempo real, solicitaban a la marca que revele los detalles del PS5, que son importantes para los gamers y que nunca los dieron.  Lo que provocó una gran cantidad de hate y dislikes. De hecho alcancé a contar más de 55.000 cuando Cerny terminó su conferencia.

Cerny se tomó, eso sí, su tiempo para explicar a detalle los diversos avances tecnológicos que convertirán a la PS5 en una bestia absoluta. La nueva PlayStation tendrá casi el mismo conjunto de especificaciones que la Xbox Series X , con algunas diferencias significativas. Pero eso es todo lo que Sony reveló durante la presentación, centrándose en como el hardware de PS5 mejorará el juego, ya sea el SSD ultrarrápido, el almacenamiento expandible, la GPU, el nuevo sistema de enfriamiento o el sonido 3D.

A veces la presentación parecía una excusa sobre por qué las especificaciones de la consola no coincidían perfectamente con la Xbox Series X.
La consola de próxima generación de Microsoft tiene una CPU más rápida y un mejor rendimiento de la GPU, aunque la SSD de la PS5 admite el doble de la velocidad que la de Microsoft.

En cuanto al almacenamiento, Sony va con una SSD (unidad de estado sólido, SSD acrónimo inglés de solid-state drive) de 825GB para la PS5, en lugar del esperado 1TB de almacenamiento, que coincidiría con la Serie X.  Sobre el diseño no adelantó nada. Esto, pese a que hace apenas unos meses su competidor, Microsoft,  expuso el diseño de la Serie X y luego siguió con las especificaciones completas del equipo. Mostrar el diseño final de PlayStation 5 entonces era lo menos que Sony podría haber hecho para los futuros compradores.

Hoy, ni siquiera sabemos qué tipo de conectividad admitirá la consola, aunque Sony al menos confirmó que tendrá una ranura SSD NVMe (nuevo protocolo pensado para dar más velocidad a los discos) que admitirá actualizaciones de almacenamiento en el futuro;  siempre que las unidades M2  -especificación para la ampliación con tarjetas de expansión interna de ordenadores – que planea comprar puedan soportar la velocidad como de almacenamiento incorporado.  Ahora solo nos resta esperar que sean lo suficientemente pequeñas como para caber dentro de la ranura.

Siguiendo con la lista de deudas pendientes, pues Sony tampoco mostró, ni habló sobre el nuevo mando DualShock. La compañía lo anunció en octubre, sin revelar su nombre, ahora tampoco hubo sorpresas. El silencio fue el mismo. En lo personal, espero que se llame DualShock 5 y presente un diseño similar al de su predecesor, pero con algunos trucos nuevos, como un micrófono para comandos de voz o algo así. Sobre la compatibilidad con versiones anteriores, confirmó que el hardware será compatible con los juegos de PS4 Pro y PS4. 

Y sobre los precios y la fecha del lanzamiento, pues nada. Ese es el tipo de anuncio que llegará en algún momento, a finales de este año.